Instalación del contador de gas en una casa nueva

Un contador de gas se ha convertido en una parte importante para saber el consumo exacto que se tiene de gas natural. Sin embargo, la instalación del contador de gas en una casa nueva se puede convertir en un dolor de cabeza para muchos propietarios, conocer el precio de la luz gracias a una calculadora de consumo.

instalación contador gas casa nueva, contador gas,

¿Qué es un contador de gas?

Ahora bien, un contador de gas natural es un elemento que tiene como propósito calcular cuánto se consume de gas en el lugar que vivas. Este dispositivo es instalado por un técnico de la comercializadora de gas cuando se da de alta el suministro.

El contador tiene un indicador en el que se puede leer el volumen de kWh o Kilovatios-hora que se han consumido en un determinado periodo de tiempo. La instalación del contador de gas en una casa nueva o de segunda mano es obligatoria para justificar los pagos en el suministro.

Importancia de los datos del contador

Los datos que se leen en un contador de gas son indispensables para que la distribuidora aplique los precios que se hayan convenido con el usuario. Por esta razón se realizan lecturas periódicas del contador para la obtención de los datos que se colocan en él.

Dichos datos también pueden ser facilitados por el cliente a la comercializadora que provee el gas. Para entender un poco más sobre la instalación del contador de gas en una casa nueva, es necesario que aclaremos algunos términos para que exista una mayor comprensión.

instalación contador gas casa nueva, contador gas,

Información importante del contador de gas

Índice de consumo del contador de gas

Lo que se lee en el contador se pone de manifiesto en forma periódica para la determinación del gasto de gas y pueda ser reflejado en la factura. Este consumo viene expresado en metros cúbicos que se convierten en kWh para efectos de la factura.

Dicho de otra forma, el consumo está compuesto de un conjunto de números que giran en el momento del recuento del consumo durante este lapso de tiempo. Si aún no realizas la instalación del contador de gas en una casa nueva, es crucial conocer sobre este índice de consumo.

Número de contador de gas

También conocido como número de identificación del contador, es el serial del propio dispositivo. Es necesario tener en cuenta este número si realizamos la instalación del contador de gas en una casa nueva y tenemos que pagar, además de saberlo en el momento de una mudanza.

Esto se hace con la finalidad de que la compañía distribuidora de gas haga el cobro que le corresponde de forma precisa. El consumidor verá en el contador cinco dígitos, dos pequeños y tres grandes. Las tres cifras grandes representan el número que identifica al contador de gas natural.

Alquiler o compra del contador de gas

Este contador se puede adquirir de dos formas por parte de usuario. En primer lugar es alquilado, donde la comercializadora se encarga de cada detalle, mientras que la compra significa que el contador es comprado por el usuario.

Dependiendo qué caso corresponde es necesario tener en consideración ciertos aspectos cruciales, mencionados a continuación:

Alquilar el contador es una práctica común entre quienes consumen gas natural. Esta gestión se trata de abonar una pequeña renta a la comercializadora por medio de la factura. Para estos efectos la comercializadora es quien realiza las instalaciones, cuidados y servicio técnico en caso de daños.

Si el usuario opta por comprar su propio contador de gas, estará en la obligación de costear el importe de instalación. En este caso el cliente no requiere realizar importes mensuales, aunque tendrá que encargarse del mantenimiento y gastos en caso de averías.

Con frecuencia resulta mejor y más económico pagar el alquiler de un contador de gas a la comercializadora en lugar de comprarlo, pues lo segundo implica una inversión grande, además de que tiene varios inconvenientes.

Dando de alta el servicio de gas

Los clientes que tengan una nueva vivienda, es necesario que den de alta el gas además de los otros suministros indispensables, como es el caso de la electricidad y el agua. Para estos efectos ten presente que la casa debe tener instalación individual de gas según sea el caso.

En caso de que la vivienda no haya tenido gas anteriormente, el usuario requiere aportar una serie de información además de pagar un importe a la distribuidora de gas para la contratación. Si la casa contaba con servicio de gas no requieres dar de alta el suministro.

Tan solo hace falta realizar cambios en los datos del titular para suscribir el contrato a su nombre, el cual es por supuesto, un trámite gratuito.

Razones para dar de alta el gas

El gas forma parte de los servicios más económicos, sobre todo cuando se le compara con otras alternativas energéticas, como el caso de la electricidad, gasóleo o gas propano. Este suministro se distribuye por medio de una red y se puede usar para propósitos domésticos y profesionales.

Cualquier usuario que contrate este servicio requiere de gas para calefacción, cocina y calentar agua, dependiendo por supuesto, del tipo de casa. Claro que en los domicilios se suele pagar dos tipos de tarifas de acuerdo a uso que se le dé al gas.

En el caso de las viviendas que emplean el gas para la cocina como para el calentamiento de agua, el precio a término fijo de suministro es de unos 4 euros, mientras que las casas que usan de forma habitual calefacción con gas pagan un término fijo de 8 euros.

Cada cliente elige la tarifa de acceso que va a pagar al momento de contratar el servicio no obstante la distribuidora es la que se encarga de actualizar dicha tarifa en función del consumo anual del cliente.

Costes para dar de alta el gas natural

Cada cliente que dé de alta el gas natural está en la obligación de pagar un precio a la comercializadora a quien corresponda pagar. El coste se abona siempre en la primera factura, sin pagar nada a ningún técnico, variando en función de los factores a continuación.

El precio por dar de alta el gas en las casas de primera construcción, se encuentra alrededor de los 200 y 220 euros, tasa que depende de la comunidad autónoma en la que vivas. Y en las viviendas en las que el gas lleve dado de baja menos de tres años se cancelan de 80 a 100 euros.

La comercializadora siempre regula el precio de la contratación de gas, fundamentándose en los derechos de instalación y enganche, que cada consumidor debe pagar para el disfrute de este servicio, independientemente de la empresa con la que se tenga contrato de gas natural.

Para más información, puedes leer este artículo o visitar este enlace.